domingo, 30 de junio de 2013

Animales en peligro de extinción, Venezuela



VENADO CARAMERUDO
 
Llamado Caramerudo por la forma de su cornamenta, que se asemeja a una carama o palizada de las que aparecen en los ríos. Su pelaje es de color bayo rubio que pasa a blanco en el abdomen. Sus crías tienen la misma coloración, a veces más oscura, adornada con motas blancas que le dan un gracioso aspecto. El macho se caracteriza por una hermosa cornamenta que se dirige hacia atrás, siguiendo la línea media de la cabeza y bifurcándose en ramas que tienen tres o más puntas terminales.



 Odocoileus Virginianus Zimmermann 1780, conocido en Venezuela como venado Caramerudo. Se reconocen 38 subespecies: 30 en Norte y Centroamérica y 8 en Suramérica (Smith 1991). En Venezuela se señalan tres subespecies: Odocoileus virginianus Goudotii, en Los Andes de Mérida; Odocoileus virginianus Gymnotis, presente en casi la totalidad del territorio nacional y Odocoileus virginianus Margaritae, endémica de la Isla de Margarita (Danields 1991, Smith 1991). Figura 1. 






Estos animales alcanzan un metro de altura. Sus patas, de cuatro dedos, tienen los dos centrales protegidos por pezuñas córneas, sobre las cuales se apoyan; los otros dos, situados encima de éstas, están atrofiados. Son rumiantes y se alimentan principalmente de pastos y brotes tiernos; sin embargo, durante la noche se acercan a los sembrados en busca de alimento (Agenda de la Fauna Venezolana- Carmen Sequera de Gómez).

El venado constituye la pieza de cacería más cotizada por cazadores deportivos y de subsistencia. Se encuentra prácticamente extinto en regiones donde las poblaciones humanas se han extendido en los últimos años, como algunas zonas al norte del estado Guárico. Aunque su abundancia en Venezuela ha disminuido considerablemente en las últimas décadas, las poblaciones de los Llanos son relativamente abundantes, principalmente por encontrarse en tierras privadas.

Esta especie posee una tolerancia ecológica excepcional y sus densidades parecen aumentar ante la intervención de áreas boscosas y la aparición de vegetación secundaria; por lo tanto, es capaz de coexistir con poblaciones humanas en áreas rurales o semi-urbanas si se controla su cacería (FUDENA).
En la amplia distribución del Venado Caramerudo en Venezuela, algunas de sus poblaciones se consideran amenazadas, particularmente las correspondientes a las subespecies Odocoileus virginianus Goudotii y Odocoileus virginianus Margaritae (Rodríguez et al. en prensa).

ODOCOILEUS VIRGINIANUS GOUDOTII

Conocido como venado paramero, se encuentra restringido a las zonas altas de la Cordillera de Los Andes. Sus poblaciones se han contraído severamente debido a las presiones demográficas humanas, la cacería de subsistencia y la depredación por perros cimarrones (Correa-Viana 1997, Molina 2000), lo cual ha puesto a esta subespecie en peligro (Rodríguez et al. en prensa). 

ODOCOILEUS VIRGINIANUS MARGARITAE

El venado de Margarita, es considerado en peligro crítico y probablemente sus poblaciones sean las más amenazadas de la especie en el ámbito nacional, las cuales han decrecido dramáticamente a causa de factores similares a los que aquejan a las poblaciones del venado paramero (Rodríguez et al. en prensa).
En la isla evolucionó independientemente del resto hasta convertirse en una subespecie endémica, es decir, que sólo existe en ese lugar del planeta y por lo tanto constituye un patrimonio genético único e irremplazable.
No se sabe cuántos pueden quedar, pero es notoria su desaparición casi total en la parte oriental de la isla, donde ha sido cazado hasta el exterminio incluso dentro del Parque Nacional Cerro El Copey. Los sobrevivientes se han refugiado en la península de Macanao, especialmente en las zonas altas y alejadas de la gente, donde no existen áreas protegidas.
Es el más diferenciado de los venados Caramerudo de Venezuela. Aunque los científicos aún discuten si es una especie aparte o no, el hecho es que en la isla los venados tienen la menor talla del país, alcanzando apenas 50 centímetros de altura en la cruz (los hombros). Su vecino más cercano, el venado Caramerudo de la costa, alcanza casi el doble de estatura.
Desde 1979 está prohibido cazarlos, pero en realidad la única medida de protección que ha funcionado es el control de la cacería en tierras privadas donde existen venados.

 Imagenes del Venado Caramerudo:



Hembra con su cría



Imagen tomada en Barlovento

















































4 comentarios: